Guía para disfrutar de Pontevedra en 3 días: qué ver, hacer y dónde comer

por Jessica Paños
1 comentario

Mi familia materna es gallega, por ello cada vez que visito Galicia me llena de ilusión. En esta ocasión, Egoitz y yo estuvimos en Pontevedra ciudad.

Aterrizamos en el aeropuerto de Vigo un jueves a la tarde y desde allí cogimos un taxi hasta Pontevedra ya que el transporte público no se ajustaba los horarios y teníamos que realizar el check-in antes de las 21:00 horas. El precio del taxi fue de 40€ (incluye en el precio el peaje).

Nada más dejar las maletas en la Pensión Maruja donde nos alojaríamos las 3 noches, fuimos al restaurante italiano Il Piccolo, un restaurante recomendado por la Guía Michelin y galardonado con el premio de mejor restaurante italiano en Europa fuera de Italia. Íbamos con grandes expectativas que no se alcanzaron. Las dos pizzas que pedimos estaban ricas, pero hemos comido pizzas mejores.

Día 1:

Empezamos nuestra ruta desayunando en la Panadería A Devesa (Rúa Marqués de Riestra, 38) unas tostadas con aceite, café con leche, napolitana, zumo de naranja natural y botellín de agua. Precio ajustado y personal amable. Una vez recargadas las pilas, pusimos rumbo a Cambados a ver las ruinas Santa Mariña. Sus restos fueron declarados Monumento Nacional en el año 1943 y a nosotros nos parecieron un auténtico paraíso.

Ruinas de Santa Mariña

De aquí nos fuimos a Combarro. Este pueblo destaca por sus característicos hórreos al borde del mar y sus estrechas callejuelas. Es un pueblo bastante turístico, lleno de tiendas y restaurantes. No obstante, merece la pena. Si podéis convendría ir con marea baja en la playa de Padrón para caminar por la sucesión de hórreos.

Combarro y sus hórreos

El hambre apretaba y nos decantamos por comer en el Restaurante O Bocoi (Rúa do Mar, 20) ubicado en el casco histórico. Dispone de dos zonas: una interior y otra exterior mirando al mar. Como no habíamos reservado y la terraza del exterior estaba completa, comimos en el comedor interior. Su carta se compone de entrantes, mariscos, raciones, arroces… Nosotros optamos por una ración de pulpo y otra de zorza. Los dos platos nos gustaron mucho.

Nuestro siguiente destino fue Praia do Santo do Mar. En esta playa hay un columpio amarrado a un árbol. En época veraniega esta playa tiene que ser un auténtico paraíso: pequeña, arena fina blanca, columpio, frente al islote de San Clemente y con vistas espectaculares.

Más tarde, fuimos hacia Cabo Home donde está la escultura da Caracola (también llamada A Buguina). Allí hay un pequeño aparcamiento, y un bar en el que tomar algo, y alrededor…. un paisaje espectacular. Por último, hicimos la ruta de los faros: faro punta robaleira, faro de punta sufrido y faro cabo home. Si os gustan los faros y la naturaleza, este plan os encantará.

Día 2:

El segundo día lo dedicamos a visitar Vila Nova de Cerveira en Portugal. En el camino de vuelta paramos en Tuy para dar una vuelta por el parque O Penedo. Este parque destaca por su columpio-pérgola donde podrás balancearte. Ya dispuestos a merendar, tomamos un batido extra calórico en el Bar Cafetería Amazonas (Irmáns Maristas, 12). De nuevo pusimos rumbo a Pontevedra, y esta noche cenamos en el Restaurante Peregrinus (Rúa Profesor Filgueira Valverde, 10). Las raciones eran bien hermosas para compartir.

Día 3:

Este día tocaba realizar el camino de vuelta a casa. Aprovechamos para hacer una parada en la Playa de las Catedrales y comer un cachopo en Asturias.

ALOJAMIENTO PENSIÓN MARUJA:

Pagamos 40€ la noche por una habitación doble con baño privado. En mi opinión, el precio no se ajusta a los servicios y a las instalaciones que oferta. Como puntos positivos destacaría la amplitud de la habitación y que está céntrico. No obstante, debieran mejorar la insonorización, la limpieza, y arreglar algunos desperfectos.

Sígueme en las redes sociales:

Quizás también te guste

1 comentario

erotik 18/12/2020 - 11:19

Amazing! Its actually amazing post, I have got much clear idea regarding from this post. Aridatha Lefty Horter

Responder

Dejar un comentario