Experiencia en el Hotel Aire de Bardenas en una habitación burbuja

por Jessica Paños
0 comentario

Ya llevaba tiempo queriendo ir a este hotel a probar la experiencia de la habitación burbuja, y por fin, a principios de agosto pude disfrutarlo.

Descripción de la habitación burbuja:

La habitación consta de tres espacios:

1.- Desde la puerta principal se accede a un tipo de «hall». Eso sí, acuérdate primero de cerrar esta puerta para que la burbuja no se deshinche. En este «hall» tienes un banco de madera con chanclas (de regalo) y toallas, un minibar (las bebidas no entran dentro del precio, aunque tienes una botella de agua de bienvenida con sus respectivos vasos), el secador y un colgador.

2.-Seguido se entra a la habitación que consta de una cama de matrimonio con sus lámparas, mesillas de noche, regulador de temperatura sobre el cabecero de la cama y una mesa central. En las mesillas de noche encontrarás un antifaz para la luz del amanecer y unos tapones para los oídos ya que el aire acondicionado hace un poco de ruido (ambos son amenities de regalo). Encima de la cama encontrarás unos albornoces.

3.- Por último, está el baño que consta de ducha, lavabo y retrete normal (esto es, no de compostaje). Como amenities para la ducha tienes gel, champú y acondicionador, y para el uso del lavabo hay crema corporal y jabón de manos. Estos amenities no se pueden transportar ya que vienen anclados.

En el exterior de la burbuja tienes una mesa con dos sillas sobre una zona de piedras. Desde aquí, se divisa la Bardenas Reales y los aerogeneradores del parque eólico.

Para acceder a la zona de las burbujas es necesaria una llave, esto es, los que se alojan en las habitaciones cubo no pueden entrar a esta parte del hotel. De esta manera, se preserva la intimidad. Además, cada burbuja cuenta con un candado por seguridad, y entre las burbujas hay palets quedando prohibida la entrada a otras burbujas.

Zonas comunes del Hotel Aire de Bardenas:

Antes de acceder al edificio central, hay dos zonas de aparcamiento amplias con opción para cargar los coches eléctricos. En la parte derecha del exterior, hay un cine al aire libre con sus respectivas tumbonas. Cada noche a partir de las 22:30 horas proyectan una película. Ya en el edificio central, tienes la cafetería, el restaurante, los servicios, la recepción y las zonas de descanso y/o lectura. Desde el edificio central se llega al huerto ecológico, a la piscina y a las habitaciones.

Una de las cosas que más agradecí debido al calor sofocante fue que el hotel tuviera piscina con sus respectivas tumbonas y sombrillas. Para acceder aquí, se necesita una tarjeta. La piscina es de 1 metro de profundidad en los laterales, pero según vas avanzando tiene una mayor profundidad. Agradecí que nos sirvieran agua y fruta gratis para hidratarnos.

Nosotros cogimos la noche de hotel con desayuno. Este consta de fruta (kiwi, plátano, sandía y piña), café/té, zumo de naranja natural, mermeladas, tomate rallado, embutidos (queso con membrillo, jamón serrano y jamón york), cesta con panes y bollería (pan, bizcocho y galletas), y revuelto de huevos con verduras (pimiento y cebolla). Cualquiera de los platos puedes repetir cuantas veces quieras.

Aspectos a mejorar:

  • Dependiendo de la temporada, el check-in de las burbujas es diferente. En nuestro caso, hasta las 18:00 horas no podíamos entrar a la habitación debido a las altas temperaturas que suele haber en Navarra en esta época. Además, si no indicas lo contrario, entre las 07:30-08:00 de la mañana te cubren la burbuja con un toldo para que no entre el calor, por lo que son pocas las horas que puedes disfrutar de la burbuja. En nuestro caso, a la noche diluvió y, por lo tanto, indicamos en recepción que no cubrirían el toldo a la mañana para poder disfrutar un poco más de la luz natural. Tenemos que admitir que a partir de las 09:00 el calor dentro de la burbuja es prácticamente insoportable.
  • Considero que por el alto precio de la estancia se deberían incluir otros detalles, como por ejemplo que el minibar sea gratuito.
  • En la zona de la piscina había muy pocas sombrillas y algunas de ellas estaban rotas.

Aspectos positivos:

  • Al realizar el check-out tuvieron el detalle de entregarnos una bolsa de tela (con el logo de ellos) con un par de aguas.
  • En mi caso, como no me gusta la cebolla, tuvieron el detalle de prepararme otro revuelto de huevos.
  • La experiencia de la burbuja en sí y el amanecer.
  • Aunque la entrada a la burbuja era a las 18:00 horas, pudimos disfrutar de la piscina desde el mediodía.

Llegados a este punto la pregunta típica suele ser «¿realmente merece la pena pagar ese dinero?». Y la respuesta es sí. Por lo menos una vez en la vida hay que vivir una experiencia de este tipo. Una vez disfrutado, en ese caso no merece la pena volver a pagar esa suma de dinero.

Cualquier duda o comentario, no dudes en escribirme. Os comparto un vídeo resumen de la experiencia para aquellos que prefiráis descubrir esta experiencia en formato audiovisual:

Sígueme en las redes sociales:

Quizás también te guste

Dejar un comentario